Obras Sanitarias del Estado | Uruguay

Sector Menú Móviles

Usina a Vapor | Historia

Empresa | Historia y Cultura | Museo del Agua

La antigua Usina a Vapor fue la primera en Uruguay. Su edificación fue parte de la concesión aprobada por el gobierno, para dotar de agua corriente a Montevideo. Su construcción comenzó en el año 1867, con material traído directamente de Inglaterra.

Su arquitectura es un símbolo de la era industrial. El edificio es una potente obra típica de los siglos XVIII y XIV, revestido con piedra rojiza extraída de la zona. Tiene grandes ventanales y arcos lombardos. En su interior hay una sala de máquinas con una gran nave central. Existen varios niveles y espacios que se comunican y dividen por medio de escaleras de hierro fundido y de entrepisos del mismo material. Cuenta con equipamiento británico: calderas a vapor Babcock y Wilcox, y equipos de bombeo Worthington, además de miles de caños de fundición.
 

(Vista interior de la batería de filtros B, noviembre de 1939. Planta de Aguas Corrientes)


Las sequías y las dificultades se sucedieron en Montevideo, acentuadas por los sitios y las epidemias, hasta que en el año 1867 el Gobierno Nacional llamó a presentar propuestas para dotar a la ciudad de un servicio permanente de agua. Se presentaron ocho proyectos, de los cuales cuatro fueron descartados por aportar soluciones parciales, dos proponían traer el agua del Río Negro y dos del Río Santa Lucía.

Finalmente, con informe de la Dirección General de Obras Públicas y del Fiscal de Gobierno y Hacienda, en 1867 fue aprobada la propuesta de Enrique Fynn.

Enrique Fynn se asocia con los financistas argentinos Ambrosio Lezica y Anarcarsis Lanús, y conforman la empresa denominada: “Compañía de Aguas Corrientes de Montevideo Limitada”.

En 1868 comienza la construcción de la Planta de Bombeo que fue incorporando diversos componentes.

En 1879  los concesionarios ceden sus derechos a la compañía inglesa “The Montevideo Waterworks Co. Ltda.”, la cual ofrece el servicio hasta 1950 en que pasa a manos del Estado.
 


(Vista aérea Usina a vapor y represa, década 1930, gentileza Flia. Mc Clew)


La elección del lugar (denominado “Paso de las Piedras Coloradas”, sobre el Río Santa Lucía, a 56 km de Montevideo) se debió a:

“La reconocida superioridad de estas aguas que… [son] inmejorables …, porque se hallan exentas casi totalmente de materias orgánicas en solución y por pasar en su curso por extracto calizo que en todas partes del mundo se considera excelente para la salud, las hace preferibles a las aguas llovedizas” (The Montevideo Waterworks Co. Ltda, recopilación 1902-1903) (Ríos, D. (2021). Agua potable: Historia y sensibilidad. Ediciones Banda Oriental).

Las piezas y cañerías necesarias para su montaje, se transportaron en barcos de vela y vapor desde Inglaterra hasta el puerto de Montevideo y desde allí, en embarcaciones menores hasta un muelle sobre el Río Santa Lucía cercano al sitio. Paralelamente se instalaron vías para vagonetas que acercaban la maquinaria y posteriormente los combustibles para las calderas.

Un aspecto a destacar es que el edificio de la Usina a pesar de ser construido distante unos 130m del Río y a 8m sobre el nivel de éste, se vio afectado por numerosas crecientes. Para evitar la suspensión del abastecimiento de agua a la ciudad de Montevideo cuando las crecidas alcanzaban la Usina, en 1921 se integra una nueva sala elevada, para bombas y calderas.

La Usina de Vapor prestó servicio hasta 1964 bombeando el agua del río hacia la Planta de Potabilización. Tanto la sala de máquinas a vapor, como la sala de calderas, dejaron paso en su función original a la Nueva Usina.
 


(Maquinas de Usina a vapor, archivo histórico de OSE)


Referencias bibliográficas:
• “Agua potable: Historia y sensibilidad”, Danilo Ríos, 2021.
• “Agua potable…El legado de Fynn”, Alberto Ferreira, 2010.

Obras Sanitarias del Estado | Uruguay | © 2001-2021 Todos los derechos reservados